fracking energía renovables contaminación petróleo gas

¿Estamos en plena crisis energética o a las puertas? ¿Qué hay de cierto en todo ello? Para dar respuesta a esas preguntas debemos alejarnos un poco, debemos adquirir la suficiente perspectiva para analizar toda la problemática de forma clara. El problema radica en que a medida que nos alejamos vemos como una problemática deriva en otra y se ramifican formando un complejo árbol donde la especulación y la confusión reinan.

Si entendemos que la energía es algo que va ligado a los combustibles fósiles, es cierto que podemos decir que estamos en una crisis energética o a las puertas de ella, y más cuando damos por buena las afirmaciones que dicen que somos consumidores de energía y que mayor consumo de energía…significa mejor vida.

Y como queremos mejor vida, consumiremos más combustibles fósiles. Y si aumenta la demanda de petróleo y gas, y a la vez disminuye las fuentes de combustibles fósiles, Houston!!! Tenemos un problema… pero por suerte tenemos la tecnología, que avanza día a día y ha conseguido mejorar las formas para obtener los combustibles fósiles que dispone el planeta. Y ahí es cuando aparece el Fracking, que aprovecha todas estas disyuntivas para aparecer en escena.

Como todo en la vida no es sólo una cuestión de tecnología, o de ciencia, o de economía…es una…globalización de factores que hace que si queremos abordar el tema FRACKING, debamos abordar muchos aspectos que no se pueden dejar por alto.

Pero antes de meternos de lleno en ello…aclaremos algo…

La energía no son combustibles fósiles, pero con los combustibles fósiles tendremos energía, que con 20 días de energía Solar, quedarán en una irrisoria fuente de energía.

Y no!! No estamos en crisis de energía, estamos en crisis de combustibles fósiles, que no es lo mismo. Y tampoco somos consumidores de enrgía, ya que está, tal y como dice la física: “ni se crea ni se destruye”…podríamos decir que somos convertidores de energía…energía que no necesariamente significa mejor vida. El ejemplo es EEUU y Japón, donde los americanos consumen casi el doble de energía pero no son ni el doble de felices ni tienen el doble de renta per capita.

Hagámonos 3 preguntas:

  • ¿Cuánta cantidad de energía se necesita para vivir?
  • ¿Qué tipo de tecnología hace falta utilizar?
  • ¿Quién debe controlar los sistemas energéticos?

Si mejoramos la tecnología necesitaremos menos energía para vivir, porque su producción será más eficiente, y a la vez, si nuestro estilo de vida (es decir, comportamiento, cambia.

Y si tenemos crisis de combustibles fósiles se trata de mejorar la tecnología para aprovechar esas energías renovables que nos ofrece el Universo y que nos lleva al quid de la cuestión, que no es otro que el control de los sistemas energéticos…porque la descentralización es el camino, donde la comunidad que maneja y utiliza la energía es la que controla, no como para actualmente…

Pero centrémoslo en el Fracking…



@giroscopiopod
giroscopiopodcast@gmail.com

Llorenç Planagumà en www.albasud.org